Síguenos

"Amo a los animales, pero no puedo dejar de comer huevo"

En un mundo lleno de hipocresía, intolerancia y violencia, son pocas las alegrías que tenemos los veganos. A manera de ejemplo, si quiero comenzar la semana con optimismo, ese estado de ánimo se desvanece en un santiamén, cuando al frente de mi casa, un camión lleno de seres vivos hacinados, esperan su ejecución que los transformará en comida. Esa demoledora bofetada que recibo todos los lunes a la mañana, siempre a la misma hora, condiciona de cierta manera mi semblante y es tal la rebeldía que me produce que en lugar de bajar los brazos, redoblo mis esfuerzos para que este "genocidio" acabe de una buena vez. Con el correr de los años, trato de evitar las fiestas, las reuniones, los eventos

Mar de sangre

Dentro de dos días se conmemora un nuevo aniversario del ataque terrorista perpetrado contra la embajada de Israel en Buenos Aires. Pasaron veintisiete años. Los asesinados fueron veintidós. Ayer enterraron en un pueblo tranquilo en las afueras de Sao Paulo –cuyo nombre, Suzano, escuché por primera vez en mi vida- dos “locos” ejecutaron a estudiantes adolescentes de una escuela. Las víctimas fueron diez. Hoy, la tragedia se traslada a otro país supuestamente apacible, conocido por su fruta insigne, el kiwi, y por la danza de los All Blacks, que cautiva a todos, el Haka. Los muertos, por ahora, superan las cincuenta almas. Números, estadísticas de un mundo signado por la frialdad de espíritu

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Entradas recientes
Buscar por tags
Entradas destacadas
Archivo

Sígueme en las redes sociales

© 2017. Creado por Casa Houli Creative, para Alejandro Goldstein.