Síguenos

Las ridículas clasificaciones humanas

Por supuesto que descalificar groseramente el alegato vegano es moneda corriente en las redes sociales. Bajo ninguna circunstancia los "carnívoros" permitirán que se pongan en tela de juicio su comida, su zona de confort y sus "buenos" sentimientos. Por tanto no hesitarán en apelar a argumentos infantiles para denostar la evidente razón que acompañan a los que decidieron prescindir de las "bondades" del reino animal. Así vendrán "sesudos" razonamientos como que "las plantas también sienten", que nuestra naturaleza es omnívora porque tenemos algunas piezas dentales a las que llamamos "caninos" o porque algún científico echó a la palestra el estudio "científico" que comer carne nos hizo desarr

Carne: una milenaria tradición que cambió nuestra apacible naturaleza vegana por una violentamente c

Es una verdad irrefutable que no existen niños veganos en hogares “carnívoros”. Esto se debe a que los padres no lo permiten, y si un hijo no escucha los "buenos" consejos de sus progenitores, entenderá por las malas que su manera de pensar está totalmente equivocada. La mentira disfrazada que oculta el sufrimiento y distorsiona el origen de lo que consumimos, se asume con total naturalidad por casi toda nuestra especie. No hay visos de arrepentimiento porque culturalmente así hemos sido forjados. Poco importa el proceso mediante el cual la "comida" llega a nuestra mesa. La cultura de ver restos mortales haciéndonos fiel compañía a lo largo de nuestra existencia, nos abstrae de la complicida

Los humanos y sus "derechos"

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos". Martin Luther King La Real Academia Española define la palabra humano como "comprensivo, sensible a los infortunios ajenos". Para poder reforzar esa “comprensión” y “sensibilidad” ante la desdicha de otros, se proclamó el 10 de diciembre de 1948 la “célebre” Declaración Universal de los Derechos Humanos: un verdadero "canto a la libertad, equidad y respeto para la convivencia pacífica de toda la especie humana". En ella se pregona que los hombres deben gozar de sus derechos y libertades individuales sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión,

La leche: negocio cínico e inmoral

La vaca en la sociedad occidental nos acompaña fielmente a toda hora, todos los días del año y durante toda nuestra existencia. Una vez que dejamos la lactancia materna, pasamos inmediatamente al amamantamiento vacuno de por vida. Prueba de ello, es ampliamente conocido por grandes y pequeños cierto ejercicio mental en el que es obligatorio responder rápidamente a preguntas fáciles cuyo hilo conductor se circunscribe a un mismo concepto: Pregunta: ¿De qué color son las nubes? Respuesta: blancas. Pregunta: ¿De qué color es la nieve? Respuesta: blanca. Pregunta: ¿Qué bebe la vaca? Respuesta: leche. La persona que interroga va induciendo al error del que responde mediante la asociación de ideas

Las religiones monoteístas y el vegetarianismo

¿Será posible que las religiones y el respeto a la vida de los animales puedan confluir en el mismo sendero? Considero que debería ser una corriente filosófica unificada. Sin embargo, a pesar de que ambos dogmas comparten supuestamente la misma ideología, lo que vemos desde hace miles de años es que en la práctica van en direcciones opuestas, por lo que se torna inevitable que choquen de forma frontal y permanente, con el lamentable saldo de cientos de víctimas inocentes por segundo. Al hacer un recorrido breve y panorámico por sobre las religiones más populares, nos encontramos con que la iglesia Esenia -cuyo postulado es defender las ideas del cristianismo más recalcitrante- cree que los a

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Entradas recientes
Buscar por tags
Entradas destacadas
Archivo

Sígueme en las redes sociales

© 2017. Creado por Casa Houli Creative, para Alejandro Goldstein.