Sígueme en las redes sociales

© 2017. Creado por Casa Houli Creative, para Alejandro Goldstein.

 

November 3, 2019

Please reload

Entradas recientes

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas destacadas

La excelsa hipocresía del mundo occidental

June 25, 2017

 

 

 

Las palabras "festival" y "matanza" se consideran antagónicas para cualquier cultura que se precie de pacifista; una es sinónimo de alegría, la otra de sufrimiento. Solo el recurso literario del oxímoron puede juntarlas y dar un sentido lógico a la ilógica perspectiva humana de celebrar por motivos religiosos, culturales o gastronómicos la vana ejecución diaria de millones de animales.

 

Como si se tratara de un viaje virtual, el rápido periplo por algunos de los festivales de gula bestial humana nos transporta hasta la lejana y exótica China, más exactamente al de la carne de perro. Considerado en ciertas regiones del país asiático como gran exquisitez, el consumo de este "artículo" es una tradición antigua en la región de Yulin. Para aquellos que nacimos en el mundo occidental resulta estremecedor ver imágenes que hablan de dolor, angustia, soledad y resignación de "nuestros mejores amigos". Los que tenemos la dicha de tener un can en el hogar, poseemos la suficiente capacidad para interpretar sus sentimientos. Confinados en jaulas en donde esperan -al borde de la asfixia- una muerte segura, son faenados y expuestos a la venta en tiendas al aire libre más de diez mil perros todos los años. El choque cultural entre Oriente y Occidente hace que el "mundo moderno" vea esta matanza como un hecho aberrante, por el simple motivo que exhibe a cara descubierta la crudeza de nuestro salvajismo.

 

Este antagonismo cultural signado por el amor a los perros y su trato indiferente como simple alimento me retrotrae a una experiencia curiosa que tuve cuando era joven. Mientras visitaba un cementerio en el continente asiático, me llamó poderosamente la atención que un sábado a la tarde se hicieran picnics alrededor de la tumba de un ser querido. Se me explicó que las familias echan mucho de menos al integrante que se fue al más allá y de forma simbólica -y práctica también- comparten con él risas, desvelos y proyectos. Anda por allí un cuento en el que un occidental se mofa de un chino que deposita un plato con arroz sobre la tumba de su ser querido. El occidental -amo y señor de la verdad, a su juicio- le va a preguntar con una cuota generosa de sarcasmo: "... quiero imaginar que usted no estará pensando que el difunto va a comer ese plato de arroz, ¿verdad?" El chino habrá de devolverle la gentileza con mucho tacto y sobrada urbanidad: "¿Quién le dice? ¡En el momento que su muerto comience a sentir la fragancia de las flores que usted acaba de dejarle, quizás al mío se le despierte el apetito!"

 

Los testimonios fotográficos y filmaciones que constatan que en China se comen a los perros fritos o a la parrilla hacen que los internautas occidentales canalicen toda su furia contra los "inhumanos" orientales en las redes sociales. ¡Imagínese los comentarios de los lectores! Frases irreproducibles y desenfreno total para tildarlos -entre otros epítetos descalificadores- de criminales por disfrutar de sus bondades, limitadas al ámbito culinario. El mismo ejercicio de excelsa hipocresía referido para el trato a los delfines de Islas Feroe se repite con el tajante rechazo a las muertes caninas en China. El mundo occidental tiene el tupé de calificar a una rica y milenaria cultura de bárbara y desalmada por el simple hecho de que se come a "nuestro mejor amigo", cuando en nuestras sociedades se cometen los mismos excesos y actos de brutalidad, pero con otros animales y en forma más que industrializada. 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags