Síguenos

La revolución industrial en la producción ganadera

Apostaría lo que fuera a que ningún niño -si le dieran a elegir- optaría por faenar vacas o cerdos como trabajo en la adultez. La "banalidad del mal" de la que hablaba Arendt, se cumple a rajatabla a la hora de hacer valer el mentado antropocentrismo. Un operario que se mueve como autómata abre de par en par el vientre de un cerdo, viene otro y le quema la piel, un tercero le saca las vísceras, y así automáticamente hasta el final del proceso, como si estuvieran etiquetando chancletas o empacando cuadernos. Simplemente una tarea más. A la noche llegarán a su hogar, darán un beso a sus hijos, cenarán en familia, verán un poco de televisión y a reposar, porque mañana habrá de reiniciarse el sa

Cuando la redes sociales imparten justicia

Si hay algo que me divierte sobremanera son los vídeos que involucran a gatos y perros. Solo quien convive con ellos sabe sobre su enorme capacidad para despertar nuestro asombro y admiración. A propósito, hace algún tiempo comenté un vídeo en donde un niño es socorrido por su gato cuando es atacado por el perro del vecino, mientras se paseaba en solitario con su pequeña bicicleta. Transcurridos varios días, cuando el gato se había transformado en una celebridad debido a su arrojo, me encontré con la infausta noticia de que el perro, el "terrible" victimario del vídeo, había sido ejecutado. Era la cereza en el pastel que eleva a la enésima potencia la indiscutible debilidad mental que padece

La cirugía estética que "embellece" al Doberman

Para ejemplificar los absurdos cánones de belleza que tenemos los humanos, se hace inevitable que mencione el dramático caso de la raza Doberman, simplemente para dejar en evidencia un modelo específico de algo "imperfecto" creado por el hombre. Inventado para fines de vigilancia, el Doberman se convirtió en toda una celebridad debido a las películas que protagonizó en la década de los setenta del siglo pasado. De aspecto atlético, gran potencial físico y porte elegante, sigue gozando de gran popularidad gracias a su carácter valiente y decidido. Pero tiene un "gran problema": sus orejas y su rabo no se ajustan al ideal de belleza que los humanos soñaron para esta raza. Entonces, ¿qué hace e

Máquinas industriales al servicio de la humanidad

¿Qué decir de la especie más compasiva del mundo con relación a las máquinas de torturar? El espectro es demasiado amplio como para extenderme respecto de la crueldad del hombre desde los comienzos mismos de la civilización. Dicen que la Edad Media fue el período más sombrío en la historia de la humanidad. Mi humilde opinión es que en la cúspide de la barbarie está -sin lugar a dudas- el Siglo XX, y no lo está el XXI, porque todavía no completamos la segunda década. Aquella época se caracterizó por el embrutecimiento de la población por cuestiones esotéricas y por las ofensas a Dios, con el funesto corolario de las persecuciones, torturas y ejecuciones de la iglesia Católica. El tema de Dios

El lobo "feroz"

La vida salvaje se construye sobre el principio de que los fuertes se comen a los débiles. Cuando la televisión nos presenta la vida salvaje, nuestro anhelo primordial es que la oveja pueda escapar de las fauces del lobo: si lo logra todos estaremos felices, pero si el depredador cumple con su rol, nos sentiremos tristes y decepcionados. No es de nuestra incumbencia que el ecosistema está basado en este pilar desde hace millones de años. La naturaleza no es milagrosa ni mágica, sino sabia y lógica, y por tanto, advierte cuando la enfermedad nos está afectando. Si dejáramos que el orden cósmico actuara sin nuestra nefasta intromisión, los resultados serían maravillosos. El problema radica que

  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
Entradas recientes
Buscar por tags
Entradas destacadas
Archivo

Sígueme en las redes sociales

© 2017. Creado por Casa Houli Creative, para Alejandro Goldstein.